RSS

Hechos

Ju, Sep 18, 2008

(Voz de Sergio hijo) El día 17 de de Julio de 2008 mi papá fue asaltado por dos personas a mano armada y le roban 10 mil pesos después de ser retirados de Bancomer, posterior a eso recurre el mismo día a la procuraduría a levantar su denuncia número FTL/TLP-4T3/01280/08-07

Transcribo el contenido de ésta escrita de su puño y letra:

Bajé de mi auto que estacioné sobre División del Norte y al ir caminando al banco se me acercaron dos tipos con armas y me dijeron que les entregara el dinero que momentos antes había retirado de Bancomer por la cantidad de $10,000 MN, y tres mil pesos que traía en mi cangurera, con este dinero iba a pagar mis tarjetas en Banamex

Pertenencias robadas (Igual de su puño y letra)

Tel Cel

T.C.

Licencia de manejo

Credencial del IFE

Credencial del ISSSTE

Credencial del IMSS

Mi cangurera negra

T.C. mini de Bancomer

T.C. Nomina

T.C. HSBC

Nokia c/cámara

City plus Banamex

Después mediante oficio de la misma procuraduría lo citan para el día 24 del mes de julio para ampliar su declaración y realizar el retrato hablado de los asaltantes mediante oficio donde se designa a un perito en materia de dibujo para identificar a los asaltantes.

Después de esta fecha y antes del citatorio del día 24 de julio él me llama muy preocupado de que había recibido una llamada de las personas que lo habían asaltado diciéndole que se lo iba a “cargar la chingada por andar haciéndole al valiente e ir a levantar la denuncia” que eran una “hermandad con ojos y oídos en todos lados”, que tenían todas sus identificaciones y que lo tenían bien ubicado.

Después de esto el día 22 de agosto es balaceado por dos sujetos a bordo de una motocicleta EN LA MISMA ESQUINA QUE FUE ASALTADO de Av. Acoxpa y Prolongación División del Norte, con tres balas que iban dirigidas a matarlo dentro de su coche Derby de la VW parado esperando el siga del semáforo. Las balas le dieron en el cuello, en el brazo y en un pulmón.

(Voz de Miguel hijo) Desde un inicio se nos hizo muy raro como fueron sucediendo de rápido las cosas, porque a partir de que le dispararon a mi padre, en lugar de ser tratado como víctima lo trataron como delincuente, de hecho al otro día a mi me privaron de mi libertad, pues al salir de casa de mis padres el sábado 23 de agosto a eso de las 8:00am me interceptaron varios policias y me llevaron por la fuerza a declarar sin permitirme realizar llamadas ni darme nada de información de lo que estaba pasando. Paralelamente a mi mamá también la llevaron a declarar, a ninguno nos permitieron hacer llamadas y de plano no entendíamos qué pasaba, tampoco nos quisieron dar copias de nuestra declaración.

También muy raro es que justo al otro día del atentado, realizaron un cateo en el domicilio de mis padres al rededor de 35 elementos de la policia judicial y otras corporaciones, a pesar de que les pedí ver la órden correspondiente, me fue negada.

Por lo anterior acudí a la Comisión Nacional de Derechos Humanos de la capital para pedir que las autoridades hicieran su trabajo de manera profesional y dejé asentado que teníamos miedo que por la presión política se quisiera maquinar algo para perjudicar a mi padre. El número de queja en la CNDH es: 08/4974, la queja actualmente la lleva la licenciada Elsa Guinea.

Posterior a ese cateo, las autoridades realizaron uno en mi domicilio (Septiembre 2, a las 2:00am) igual con 35 elementos de la policia judicial y otras corporaciones. En ambos cateos se llevaron cosas y objetos de carácter personal y no nos entregaron ninguna relación de todo lo que se llevaban.

(Voz de Sergio hijo) Al sentir yo que se trataba de las mismas personas que lo habían asaltado y que seguían libres, y aterrado por la psicosis en la que encontraba nuestra situación y a mi familia, decidí después de ir a la marcha por la paz armarme de valor y denunciar también, pidiendo auxilio al presidente directamente y al jefe de gobierno.

El día lunes 8 de septiembre al ver yo las noticias donde se señalaba como el líder de la banda a mi papá, acudí de inmediato ante el presidente de la república para pedir su auxilio de nuevo e intervención en este delicado asunto explicándole que mi papá había sido asaltado exactamente en la misma esquina semanas atrás, y que había sido amenazado por levantar su denuncia, por lo que yo veía una marcada relación en esto que estaba pasando.

Al ser recibido y atendido por un representante de atención ciudadana, y por no ser de su competencia ya que me comentaba que no era un asunto federal, me dirigí a la oficina del jefe de gobierno Marcelo Ebrard para explicarle lo mismo: ¡Que mi papá había sido asaltado exactamente en la misma esquina semanas atrás y que había sido amenazado por levantar su denuncia, por lo que yo veía una marcada relación en esto que estaba pasando!, por lo que estuve allí pidiendo que interviniera en el asunto y se aclararan las cosas pues de lo contrario esa falsa imputación de la procuraduría iba a tomar unas dimensiones más grandes y por lo tanto más delicadas, pues la verdad iba a salir tarde o temprano, y las consecuencias para él como responsable de la gobernación de la ciudad iban a ser también delicadas.

Me tuvieron allí aproximadamente dos horas y media y me dijeron que regresara el siguiente miércoles 10 de sept. a las 9:00 AM para entrevistarme con él en la oficina de gobierno en el zócalo.

Pensando, y confiando, en que es un hombre bien intencionado y que por ello iba a hacer las cosas correctamente decidí ofrecer un voto de confianza a esa primera cita y esperar al día miércoles para acudir a la entrevista y aclarar las cosas.

Llegó el día miércoles 10 de septiembre y en el noticiero de la mañana yo alistándome para ir a la cita vi que a mi hermano Miguel Ángel se le estaba ahora relacionando al narcotráfico y a otros actos ilícitos en Tepito, por lo que inmediatamente hablé a algunos medios de comunicación y me dirigí a la cita que tenía en la oficina del jefe de gobierno y en las puertas de la entrada ya sin subir para no perder más mi tiempo le mandé el siguiente mensaje a través de los medios de comunicación:

“Señor Ebrard, ¡Confíe en usted! Hoy vine a la cita como se me había indicado y estoy viendo en las noticias que ahora ya también a mi hermano le están fabricando falsas imputaciones, señor Ebrard, ante la fuerte presión social que tiene su gobierno, así como el reto del respetado Señor Martí para solucionar el caso, están forzando una investigación y no me quiero adelantar y si quiero creer en la buena voluntad de su procurador para esclarecer la verdad.

Pero hoy lo que está saliendo en las noticias, donde señalan a mi papá como líder de la banda de secuestradores, y ahora lo que le están fabricando a mi hermano, me dice que están armando todo para utilizar a mi papá como un “chivo expiatorio” y puedan resolver su problema y solucionar el caso Martí.”

Esto es todo hasta ahora.

Comments are closed.